INSTALA NUESTRA APLICACIÓN

Ten acceso a nuestra tienda y ofertas exclusivas desde nuestra aplicación.

¿Cómo sería una sexta extinción?

Mientras nos enfrentamos al daño que estamos infligiendo al mundo natural, los científicos han advertido que ya está en marcha una sexta extinción masiva.

El estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences y dirigido por el profesor de biología de la Universidad de Stanford, Rodolfo Dirzo, y sus colegas, descubrió que los vertebrados -animales con columna vertebral- se están perdiendo a un ritmo más rápido que durante las anteriores extinciones masivas.

“Es aterrador”, dijo Ceballos. “Creo que es hora de hablar de esto como una crisis planetaria”.

¿Sería posible una sexta extinción?

La pérdida de biodiversidad es como el derribo de la selva tropical, pero ocurre a una escala mucho menor. El estudio en el que se basa la lista utilizó datos de más de 600 estudios sobre cómo el cambio climático y otras actividades humanas están afectando a las especies de todo el mundo. Aunque estamos perdiendo criaturas grandes y pequeñas -incluidos algunos rostros familiares como los pandas, los koalas y los elefantes-, las pérdidas más comunes se producen en la parte más baja de la cadena alimentaria.

Los investigadores descubrieron que las moscas, las babosas, las garrapatas y las lombrices de tierra son algunas de las criaturas que están desapareciendo debido a la pérdida de biodiversidad. Estos diminutos invertebrados desempeñan importantes funciones en los ecosistemas: las lombrices de tierra hacen fértil el suelo; las moscas de la fruta polinizan las plantas; las babosas ayudan a descomponer la materia vegetal en nutrientes para las plantas; las garrapatas transmiten enfermedades de un animal a otro; las moscas domésticas consumen productos de desecho de animales o humanos.

“La biodiversidad se está perdiendo a un ritmo alarmante”, dijo el autor principal Rodolfo Dirzo en el Departamento de Ciencias Biológicas de la Universidad de Stanford durante su presentación en la sesión de apertura de la Reunión Anual de la AAAS 2019 en la mañana del 13 de febrero. “Tenemos que actuar ahora si queremos que las generaciones futuras no solo sobrevivan, sino que vivan bien”.

La sexta extinción está ocurriendo ahora.

Muchos expertos creen que una combinación de actividad humana y cambio climático está provocando que la vida en la Tierra desaparezca a un ritmo nunca visto en la historia, y que el planeta podría perder la mitad de sus especies a finales de este siglo.

Veremos ahora qué causa un evento de extinción, cómo saben los científicos lo que ocurrió durante las extinciones pasadas y por qué creen que estamos en una ahora.

¿Cuáles son las causas de una extinción?

Aunque pueda parecer una forma dramática de describir el declive de las especies en todo el mundo, la sexta extinción masiva no es sólo una profecía del día del juicio final. La sexta extinción masiva ya está ocurriendo. De hecho, lleva miles de años acelerándose -el ritmo medio de extinción de especies se ha multiplicado por 1.000 desde el siglo XIX- y se prevé que este ritmo se duplique en los próximos 50 años.

Las causas de esta crisis son variadas: El cambio climático global y la deforestación han contribuido significativamente a la pérdida de biodiversidad a lo largo del tiempo; los combustibles fósiles también han desempeñado su papel. Sin embargo, independientemente de la causa concreta, no cabe duda de que nos dirigimos hacia una época en la que existen menos tipos de vida en la Tierra que nunca antes.

La última extinción masiva conocida se produjo hace 65 millones de años, cuando un meteorito se estrelló contra la Tierra y acabó con el 75% de las especies. Las cinco extinciones masivas anteriores se produjeron en intervalos que van de 26 a 201 millones de años.

Para predecir cómo podría desarrollarse la sexta extinción, podemos observar cuántas especies se han perdido ya y cuántas más podrían perderse en el futuro. Según un estudio publicado en Science Advances, desde 1900 se han producido 177 extinciones de animales modernos en todo el mundo -lo que equivale a una cada dos meses- y es probable que este ritmo se multiplique por diez de aquí a 2100 si las tendencias actuales continúan sin control.

 

¿Cuándo fue la última extinción?

La última extinción masiva, el evento Cretácico-Terciario, fue una catástrofe global que acabó con los dinosaurios hace 65 millones de años. Esto no quiere decir que sólo afectara a los dinosaurios; de hecho, hubo muchas otras especies que se perdieron durante este evento. Pero como los dinosaurios fueron tan conocidos y popularizados en los medios de comunicación a lo largo de la historia, a menudo se les recuerda como una de las principales víctimas de esta catástrofe.

Ha habido cinco extinciones masivas en la historia de la Tierra;

La del Ordovícico-Silúrico, hace 430 millones de años, la extinción del Devónico, hace 370 Ma., le sigue la del Pérmico, hace 250 Ma., la extinción del Triásico fue hace 210 Ma., y por último, la del Cretácico-Terciario (K/T), hace 65 Ma., los paleontólogos creen que actualmente estamos en medio de una sexta: La Extinción del Antropoceno, causada por la actividad humana en escalas de tiempo que van de siglos a milenios.

Mientras que la quinta extinción fue causada por el impacto de un asteroide y las erupciones volcánicas, la actividad humana es la culpable de la sexta extinción masiva. Y, a diferencia de las extinciones anteriores, no sólo está afectando a las especies terrestres, sino que los animales marinos también están siendo diezmados.

Pero ahora una investigación publicada en Science Advances confirma que estamos viviendo otra aniquilación biológica, ya que cada vez desaparecen más especies a un ritmo sin precedentes. No es sólo un problema para los amantes de la naturaleza, nos afecta a todos, porque los ecosistemas sanos proporcionan servicios vitales como aire y agua limpios, desarrollo de medicamentos y producción de alimentos limpios.

 

Soluciones para evitar una sexta extinción

Como ya han señalado científicos de alto nivel (aquí hay un ejemplo), nos enfrentamos a una grave crisis, pero hay soluciones disponibles ahora mismo: reducir nuestro uso de combustibles fósiles salvaría muchas vidas en este planeta ahora mismo, a la vez que protegería a nuestras futuras generaciones de mayores daños.

  • “Subrayamos que nuestros cálculos probablemente subestiman la gravedad de la crisis de extinción porque nuestro objetivo era poner un límite inferior realista al impacto de la humanidad sobre la biodiversidad”, dijo Gerardo Ceballos, de la Universidad Nacional Autónoma de México, que dirigió la investigación.
  • “Sólo tenemos 100 años para salvar la vida en la Tierra”, dijo Gerardo Ceballos, coautor y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). “Debemos establecer reservas naturales en cada ecosistema”.
  • En términos sencillos, hay dos maneras de evitar la extinción masiva: reducir las emisiones de carbono o aumentar la cobertura forestal.

El estudio se basa en una base de datos que contiene información sobre 27.600 especies, que representan todos los principales grupos de vertebrados e incluyen mamíferos, aves, anfibios, reptiles y peces. Es el primero que utiliza una “lista roja” de especies amenazadas -la Lista Roja de Especies Amenazadas de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN)- que mantiene la UICN en Suiza.

La nueva investigación muestra que la tasa de extinción actual es 1.000 veces mayor de lo que sería sin la actividad humana; también revela que los humanos han causado extinciones masivas cinco veces antes en la historia de la Tierra.

El estudio concluye que las regiones tropicales han experimentado más extinciones que las zonas templadas desde el año 1500 de la era común, con una pérdida media del 0,5% por década, frente al 0,04% por década en las regiones templadas durante el mismo periodo; sin embargo, las zonas templadas siguen albergando más especies amenazadas en general debido a su mayor superficie y al mayor número de especies endémicas (las que sólo se encuentran allí).

 

¿Cómo podríamos intentar evitar una sexta extinción? Acciones que debemos tomar

  • Reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. El ritmo actual del cambio climático es insostenible y debemos reducir las emisiones de carbono en la medida de lo posible.
  • Proteger y restaurar los espacios naturales. Si queremos mantener las especies vivas, tendremos que proteger sus hábitats, y eso significa reducir la deforestación y proteger los humedales y otros hábitats naturales.
  • Reducir la contaminación. Además de reducir los gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono, deberíamos intentar reducir la contaminación atmosférica en general aplicando normas más estrictas a las fábricas y centrales eléctricas (y reduciendo nuestra dependencia de los combustibles fósiles). Esto ayudará a mantener el aire de la Tierra limpio para que todos los seres vivos puedan respirar.
  • Proteger las especies: Algunas especies pueden sobrevivir incluso si están en peligro de extinción o se extinguen en un lugar; si pueden trasladarse a otra zona en la que no haya humanos, tal vez tengan una oportunidad de seguir con vida. Una forma de hacerlo es reintroducir especies autóctonas en sus hábitats originales después de que los humanos se hayan alejado de esos entornos durante un tiempo (es decir, cuando ya no hay edificios como casas o granjas porque todo el mundo se ha ido).

Conclusion

A largo plazo, tenemos que tomarnos en serio la reducción de nuestro impacto en el planeta. Se calcula que en 2050 habrá más plástico que peces en nuestros océanos, y la deforestación está destruyendo hábitats insustituibles.

 

Si te ha parecido interesante este artículo visita nuestro blog.